www.diariodenautica.com

El nivel de automatización en el destructor USS Zumwalt es casi total

CICZumwalt

Cuando hoy la US Navy bautice al nuevo y más moderno destructor cabeza de serie de la nueva clase Zumwalt, que ya es una revolución total en la concepción de los buques de guerra, se dice que se pondrá en marcha el primer barco con un cerebro propio.

Entre las características de alta tecnología incluidas en el USS Zumwalt, como cañones que disparan proyectiles autopropulsados, guardias automatizadas guiadas por GPS y controladas por ordenador o un diseño totalmente furtivo que le da al buque de 186 metros de eslora (610 pies) la firma radar de un pequeño buque pesquero, también destaca un software capaz de preparar a la nave para el combate y adquirir los objetivos más adecuados por su cuenta.

No queda más remedio que pensar en este buque en clave de ciencia ficción hecha realidad, es como un gran avión no tripulado (un drone) que flota. " La mayoría de los drones (vehículos aéreos no tripulados) valen unos cuantos millones de dólares, pero aquí estamos ante uno que vale 5.000 millones de dólares", explica Wade Knudson , quien encabeza el proyecto Zumwalt en la empresa Raytheon, que se ha encargado de diseñar, crear e instalar la mayoría de los sistemas informáticos del buque.

Sin embargo, a diferencia de aviones no tripulados, el destructor Zumwalt todavía tendrá una tripulación humana, aunque eso si, sabrá cómo anticiparse a sus necesidades. Si las alarmas y las cámaras detectan un incendio, el barco automáticamente iniciará el sistema de lucha contraincendios y sellará la zona afectada. Cuando el fuego se haya extinguido, el barco por si sólo drenará el agua para que la tripulación pueda entrar a investigar la situación y las causas del incendio. Todo ello implica que la gran automatización del buque reducirá la tripulación a poco más de 150 oficiales y marineros, prácticamente la mitad de lo que normalmente se requiere en un barco de este tamaño y está previsto que, en caso de necesidad, el barco podría navegar y operar con una dotación mínima de 40 tripulantes.

El USS Zumwalt también cuenta con lo Raytheon llama un “total computing environment” algo así como ambiente totalmente computarizado, que permite que la operatividad del buque sea controlado desde cualquiera de un par de docenas de consolas repartidas por todo el barco. Si el comandante pasa a estar situado a proa o a popa en lugar de en el puente en caso de emergencia, aun así tiene el total control de la nave. "El comandante tiene un control absoluto de todos los sistemas operativos del buque en cualquier punto del mismo, no es necesario que recorra 600 metros y varias cubiertas para hacerse cargo de una situación de emergencia, puede apreciarla con sus propios ojos y actuar desde el mismo punto en consecuencia" , afirma Knudson. Por tanto, el comandante solo tiene que introducir una contraseña en la consola más cercana o en una equipo portátil como si estuviera accediendo a su cuenta de banca electrónica para tener el control total sobre todos los sistemas del buque.

En la era de la piratería informática desenfrenada, del "phising" y del hurto de contraseñas, a bordo del Zumwalt no es necesario estar preocupado por estos extremos, especialmente por el hecho de que un buque de guerra altamente automatizado y con un poder ofensivo desconocido hasta el momento pueda ser controlado por cualquier persona que tenga la información de inicio de sesión correcta. Cuando se le preguntó a cerca de cómo se protegía la nave contra hackers, Knudson respondió que "de la misma manera que protegemos la información en las redes clasificadas, a través de algoritmos y procedimientos para asegurarse de que la contraseña es lo suficientemente  sofisticada. No obstante, incumbirá al comandante no compartir esa información con nadie y mantenerla en lugar seguro. De todas formas, incluso en el improbable caso de que un hacker lograra hacerse con la contraseña y tomar el control de barco suplantando al comandante, es imposible que pudiera disparar las armas ya que este proceso involucra más de una persona.

El mayor consuelo, de momento, para los que teman a esta asombrosa tecnología que equipa a un drone naval de 15.000 toneladas con tecnología stealth y cañones láser, es que no habrá demasiados de ellos. El plan original contemplaba una serie de 32 buques de la clase Zumwalt, pero los disparados costos de investigación y desarrollo han provocado la ira del Congreso norteamericano y después de sucesivos recortes, la US Navy tendrá sólo tres de sus destructores de nueva generación.

La fotografía que ilustra esta artículo, cortesía de Raytheon, corresponde a una vista del CIC del nuevo destructor.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.