www.diariodenautica.com
Según la autora Ana Capsir, este es un relato de un viaje nostálgico con las aventuras de un retorno marítimo en una nave no totalmente física sino también del espíritu.
Según la autora Ana Capsir, este es un relato de un viaje nostálgico con las aventuras de un retorno marítimo en una nave no totalmente física sino también del espíritu. (Foto: Ediciones Casiopea)

Mil viajes a Ítaca, el relato de una comunión marítima con Grecia

Tras la Feria del libro, descubrimos "Mil viajes a Ítaca" de la escritora valenciana Ana Capsir. Una crónica personal tras 25 años navegando por las Islas Griegas a bordo de su propio velero.

Pocos destinos provocan tantas sensaciones como Grecia. La Grecia de la literatura, contada por autores como Gerald Durrell o Henry Miller. La Grecia del pensamiento, de la filosofía… La Grecia clásica, y también la Grecia cotidiana, protagonizada por el Mediterráneo, la luz del sol, los pozos blancos, las olivas, el ouzo, las playas recoletas. La Grecia mitológica que nos lleva a viajar al laberinto del Minotauro y a la bella Ariadna, la Grecia intemporal, en la que la vida transcurre a un ritmo que parece detenido.

En palabras de la autora: Este es un relato de un viaje nostálgico. Con la pura esencia griega de los “nostos” las aventuras de un retorno marítimo en una nave no totalmente física sino también del espíritu y del crecimiento interior, la transformación antes de volver a casa.

Como en la Odisea, el que partió y el que llegó tras sucesivos naufragios y desembarcos en orillas desconocidas, no es el mismo.

En toda aventura debe haber un viento; el que nos empuja para concluir y el que nos da la energía vital. Si nos falta, languidecemos. El que impulsa en la dirección adecuada. Y aquí entra en acción la segunda parte de la palabra: lo álgico, el dolor, la pena por la distancia. Ulises no hubiera vuelto de no ser por su añoranza. Lo curioso sucede cuando la añoranza surge de la tierra recién descubierta más que del hogar dejado atrás.

Hace algunos años comencé a escribir un blog sobre mis navegaciones por Grecia abandonando la secuencia racional del viaje, pues al fin y al cabo, no era uno solo sino muchos los que intentaba relatar extendidos en el tiempo fugaz que abarca veinticinco años. Durante estos múltiples periplos encontré que el acento y la gracia no siempre están donde uno busca, si no que más bien salen a tu encuentro disfrazados de simples conversaciones e incidentes, si tú estás predispuesto para ello y sabes entornar tus ojos humildemente para verlos.

Todo en Grecia me parecía cautivador y emocionante cuando la conocí, e incluso ahora, cuando se pierde un poco de inocencia y de frescura, no hay día heleno que no me recompense con una sana felicidad.

El misterio griego es esa sensación inquieta, ese aire denso lleno de olores, sonidos, sentimientos y reflexiones de otros que ya pasaron por aquí y los dejaron prendidos de las piedras; nosotros los recuperamos y los hacemos nuestros.

El extranjero sensible contempla a la vez el paisaje real y las imágenes atascadas de su infancia, donde valientes personajes desafiaban a dioses e inclemencias en su camino para alcanzar la areté, la excelencia y pedían morir con honor antes que una vida anodina.

Durante siete años, Ana Capsir trabajó en el CSIC en el campo de la bioquímica vegetal, tras lo cual, dio un nuevo enfoque a su vida para dedicarse a la Náutica, el mundo del charter, la enseñanza y los servicios náuticos de forma profesional.

Trabajó diez años en la navegación y mantenimiento del buque escuela de la Generalitat Valenciana, la goleta Tirant Primer. Participó en un programa de la serie "Al filo de lo imposible", titulado “Corsica salvaje”; a bordo de su propio barco de acero, "La Maga Azul".

Con este libro, editado por Ediciones Casiopea, se estrena en el mundo de la narrativa con una obra sugerente y cautivadora que nos transporta directamente al corazón de Grecia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.