www.diariodenautica.com
El submarino Pijao en su atraque de la Base Naval ARC Bolivar en Cartagena (Colombia).
El submarino Pijao en su atraque de la Base Naval ARC Bolivar en Cartagena (Colombia).

El submarino ARC Pijao regresa a casa después de adiestrarse con la US Navy

El submarino oceánico ARC Pijao (S-28) de la Armada Nacional de Colombia, tiene fama en toda la flota de ser un arma sigilosa, indetectable y letal.

El Pijao, un sumergible convencional construido en Alemania, zarpó la Base Naval ARC Bolívar, en Cartagena de Indias, Colombia y navegó 1.400 millas hasta la Base Naval Mayport, Florida para participar en el programa de entrenamiento internacional antisubmarino Iniciativa Diésel Electrónico (DESI, por sus siglas en inglés), de la US Navy.

“La principal función del submarino ARC Piajo (S-28) es de efectuar operaciones navales con el fin de garantizar la seguridad marítima del país”, explica el capitán de fragata Nelson Villalba, comandante del buque, quien manda una tripulación de 42 oficiales y suboficiales perfectamente adiestrados para cumplir su misión. “Nos aprovechamos del factor sorpresa y nuestra ventaja es el sigilo”, añadió el comandante Villalba en relación a las ventajas que posee el submarino para combatir al adversario.

“Realizamos operaciones conjuntas con buques de superficie ya que el submarino provee de información de inteligencia muy importante que permite el despliegue estratégico de otras unidades navales como buques, unidades áreas y tropas en tierra que neutralizan, entre otras, la acción de grupos armados organizados”.

La Armada de los Estados Unidos creó la iniciativa DESI en 2001 con el propósito de entrenar y poner a prueba sus capacidades de guerra submarina. El programa se enfoca especialmente en la cooperación estadounidense hacia los países sudamericanos que poseen submarinos como Colombia, Perú y Chile. DESI busca expandirse para incluir a Alemania, Argentina, Brasil, Canadá, y Ecuador.

El DESI supone la realización de ejercicios de adiestramiento de alta complejidad que incluyen tácticas de enfrentamiento, operaciones de encuentro cercano y pruebas de sistemas de armamentos. “DESI ofrece oportunidades de entrenamiento frente a la amenaza del mundo real para un submarino diésel eléctrico moderno y silencioso”, dijo Juan Fernández, director de análisis táctico y administrador del programa DESI del comandante de la Fuerza Submarina de la US Navy. En caso de producirse una emergencia real, los países participantes podrán tener la preparación para hacerle frente por medio de una fuerza de tarea conjunta.

“No tenemos suficientes submarinos propios para entrenar a estos grupos de batalla. Trabajar con submarinos de otros países nos ayuda a llenar ese vacío”, dijo Rick Current, director adjunto para la capacitación, armas tácticas y de desarrollo del comandante de la Fuerza Submarina. “La participación de cada país en este programa es una contribución al esfuerzo conjunto.”

Para la Armada Nacional de Colombia, las ventajas de participar en el DESI son inevaluables. “Contribuye a aumentar el nivel de entrenamiento de la tripulación en guerra antisubmarina o con tácticas de escenarios lo más reales posibles”, destacó el comandante Villalba.

Colombia inició su participación en el DESI con el Pijao en 2004. “La oportunidad de intercambiar experiencias y adiestramiento con unidades navales de los EE. UU. es enriquecedora ya que participan con submarinos nucleares, aviones y helicópteros antisubmarinos. El ejercicio es muy interesante tanto en mar como en tierra”, agregó el comandante Villalba.

“Estar encerrado y confinando en pequeños espacios por largo tiempo no es fácil”, afirmó el comandante Villalba antes de sumergirse en las aguas del mar Caribe con su ‘tribu’, como denomina a su tripulación. “Debes ser una persona calmada, flexible y tener templanza ante momentos de alta tensión”, explicó sobre el perfil de su tripulación.

La tribu del el Pijao regresó a su país con nuevos conocimientos sobre tácticas de guerra antisubmarina. “Hemos aprendido bastante, intercambiado y compartido experiencias”, puntualizó el comandante Villalba. “Se ha aumentado mucho más nuestra capacidad de respuesta”.

El Pijao

El Pijao fue construido en 1974, y bautizado en 1975. Su nombre proviene de una tribu indígena colombiana de la época prehispánica, caracterizada por su carácter bélico. Tiene una eslora de 56 metros, manga de 6,2 metros y un calado en superficie de 5,3 metros. Alcanza una profundidad máxima operativa de 300 metros y tiene la capacidad de transportar 14 torpedos de combate SST4.

El submarino desarrolla operaciones navales con unidades de superficie colombianas, patrullas en las fronteras marítimas de los océanos Atlántico y Pacífico y participa en operaciones internacionales como UNITAS y la operación Morro Castle con la OTAN, entre otras.

El Pijao también coopera en la lucha colombiana contra el narcotráfico, en especial en la detección de semisumergibles usados por las organizaciones criminales para transportar drogas. “Dentro de nuestras operaciones estamos pendientes de los semisumergibles o artefactos navales que pueden estar saliendo o llegando a nuestras costas”, informó el comandante Villalba.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Diariodenautica.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.