www.diariodenautica.com
El buque multipropósito Shansi cuyo capitán fue detenido en Nueva Zelanda.
El buque multipropósito Shansi cuyo capitán fue detenido en Nueva Zelanda. (Foto: Marine Traffic)

Un capitán mercante 'poseído por el ron' es detenido al atracar en Nueva Zelanda

Un tribunal de Nueva Zelanda ha condenado a un capitán británico de buque mercante a pagar una multa de 3.000 dólares de Nueva Zelanda (unos 1.870 euros) después de que las autoridades marítimas del país austral lo sometieran a un test de alcoholemia que dio positivo con más de cinco veces el límite legal permitido cuando su barco atracó en Northport, Nueva Zelanda el viernes.

Anthony Michael Baker, el capitán del buque multipropósito Shansi, fue detenido por la Policía después de que los prácticos abordaran el buque a su llegada al puerto de Whangarei el viernes por la mañana e informaron a las autoridades que el capitán del buque se comportaba de manera excéntrica y olía a alcohol.

Un oficial de la Royal New Zealand Navy junto con agentes de policía abordaron el buque para llevar a cabo una prueba de alcoholemia, el resultado de la cual fue 1.345 microgramos de alcohol en aire expirado, más de cinco veces el límite legal de 250 microgramos. A consecuencia de ello, el capitán Baker fue detenido de inmediato.

El tribunal del distrito de Whangarei multó el lunes a Baker con 3,000 dólares neozelandeses por exceder el límite de alcohol establecido para los trabajos en la mar.

Neil Rowarth, capitán marítimo regional del Norte de Nueva Zelanda, explica que esta condena por estar trabajando bajo la influencia de bebidas alcohólicas es una advertencia y un recordatorio a toda la gente de mar de que "la seguridad es primordial", y que si alguien excede el límite de alcohol será procesado.

“El capitán es el responsable legal de su barco y todos los que van a bordo, y debe ser capaz de llevar a cabo sus funciones con seguridad", dijo Rowarth. "Un accidente marítimo puede tener consecuencias trágicas. Actitudes como esta ponen en peligro a la tripulación, a la gente de mar en otros buques y al medio ambiente y los que es peor, puede causar serios daños a las economías y comunidades locales”.

“El alcohol dificulta la percepción y disminuye la capacidad de reacción y, por tanto, aumenta el riesgo de accidentes. Cuando encontremos a gente de mar por encima del límite, tomaremos medidas”, conluye Rowarth.

El capitán Anthony Michael Baker, de 53 años, es de Devon en el Reino Unido.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Diariodenautica.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.